Es una condición dermatológica crónica que se caracteriza por una predisposición a la “rojez” de las áreas centro faciales (mejillas, nariz, frente y mentón), transitoria o persistente, con vasos sanguíneos visibles y a menudo con formación de pápulas y pústulas.

  • TRATAMIENTOS FARMACOLOGICOS
  • LASERES LUZ PULSADA INTENSA
  • SPIDER