La transpiración es un fenómeno normal destinado a la regulación de la temperatura de nuestro organismo que tiene como fin mantenerla estable eliminando el calor sobrante mediante el sudor.

La hiperhidrosis se presenta cuando este mecanismo se altera, y las personas transpiran más de lo normal. Producen más sudor que el necesario para regular la temperatura corporal, traduciéndose en una situación molesta para el paciente, ya que altera su vida de relación.

La aplicación de TOXINA BOTULINICA bloquea la actividad de las glándulas sudoríparas a nivel local de manera segura, sencilla, rápida y sin necesidad de anestesia. Lo debe realizar el dermatólogo en su consultorio evaluando el grado de hiperhidrosis que presenta el paciente y descartando eventualmente causas secundarias de hiperhidrosis mediante un buen interrogatorio y examen físico pertinente.